Dos BIC, dos promesas

En 2009 fue “descubierto” el arrabal ubicado en San Esteban, sacado a la luz con motivo de la construcción de un parking subterráneo. La ubicación del yacimiento era previsible dado que se sabía que el arrabal debía llegar hasta esa zona de la ciudad. La viabilidad del proyecto para el aparcamiento impulsado por el Ayuntamiento era poco más que un acto de fe.

La polémica decisión de desmontar parte de los restos para continuar con la excavación y, consecuentemente, con la construcción del parking subterráneo, suscitó todo un movimiento ciudadano que veía en esta actuación un auténtico expolio. Algo muy similar a lo sucedido con la villa romana de los Mondragones en Granada. En ambos casos los arqueólogos encargados de las intervenciones han sido estrujados entre los intereses municipales y privados, siendo señalados públicamente por una mala gestión de la que ellos no son verdaderos responsables.

Las excavaciones desataron una situación irónica, en la que eran los propios vecinos los que trataban de luchar contra lo que consideraban un expolio del patrimonio murciano por parte del Ayuntamiento. Se pudieron ver cadenas humanas que rodeaban el yacimiento y carteles reclamando la detención del desmonte piedra por pedra. Incluso fueron instaladas algunas cámaras en los balcones para que todo quedara registrado; toda una muestra de que los murcianos están escarmentados con la mala gestión de otros restos en la región a lo largo de la historia.

Baños_árabes_Callemadrededios
Baños árabes en la C/Madre de Dios, destruidos con la construcción de la Gran Vía Salzillo en 1953. Foto.

En el caso murciano seis años después encontramos con que las cosas han cambiado muy poco, las medidas para preservar lo excavado son mínimas y el presupuesto para este año es solo de 100.000 euros, con la promesa de que en 2017 se ejecutará el proyecto definitivo.

El Plan Director aún tiene que salir a concurso, aunque recordemos que ya hubo algo de esto, ganando finalmente la idea del arquitecto Martín Lejárraga. Esta idea parece que terminará en el olvido  y el dinero invertido en el concurso desperdiciado, resultando que lo que se hace mal hay que hacerlo dos veces. A finales de 2015 fue designada una comisión de expertos entre los que se encuentran reconocidos medievalistas como Antonio Malpica (Universidad de Granada) y Jorge Eiroa (Universidad de Murcia). El Ayuntamiento junto a la Fundación Cajamurcia está trabajando en una asociación que estudie los restos y los musealice adecuadamente. Los trabajos de conservación, excavación y análisis darán comienzo en mayo de este año.

San Esteban_Lejarraga
Proyecto de Lejárraga. Flickr

En una situación similar se encuentra la Cárcel Vieja de la ciudad. La ruina silenciosa de la que es víctima hace que la indignación pública no sea tan grande como con San Esteban. Sí lo fue cuando en 1998 la construcción de una sede para la sacrosanta Agencia Tributaria barajó su demolición, momento en el que arquitectos, arqueólogos y la Academia San Fernando se unieron para proteger el inmueble. Tras décadas de abandono se ha anunciado un presupuesto de 5,3 millones de euros para su restauración y adecuación como nuevo espacio. La concesión de la reforma ha sido digital, o a dedo como prefiráis, imaginamos como siempre que para facilitar los trámites. Al menos eso decía hace poco el Colegio de Arquitectos de Murcia y Cambiemos Murcia.

Carcel_vieja_
Estado del interior de la Cárcel Vieja. Foto: La Opinión

Son muchas las ideas que se han barajado y descartado respecto a la cárcel a lo largo de los años: centro cultural, biblioteca, archivo municipal, sede universitaria. El espacio flexible y multiusos en el que se quiere convertir la antigua prisión parece indicar que verdaderamente no saben a qué destinar el edificio. Resulta alejado de toda lógica arquitectónica crear como se pretende un contenedor sin un uso específico. Se habla ahora de incluir en su interior una sala gastronómica, una cafetería, salas para distintos eventos… en definitiva se trata de un proyecto que parece poco sólido y sin un objetivo claro. Esperamos que al menos se consiga dejar de tener un Bien de Interés Cultural en estado ruinoso en pleno centro de la ciudad. Por el momento podéis ver el estado actual del inmueble en la visita que hicieron dos supervivientes de la represión franquista.

Hoy la pancarta que colocada en la verja y que anunciaba la reforma del inmueble ha desaparecido. Quizá dentro de cuatro años, en las próximas elecciones, sepamos algo más sobre el proyecto o vuelvan los eternos concursos de ideas irrealizados. ¡Aquí somos unos optimistas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s